Un abrazo enorme de justicia y dignidad.

Un abrazo enorme de justicia y dignidad.

... La certeza de que esa gente ya empezó a cambiar el mundo y ya hace al mundo mejor...

Sólo agradecimiento me cabe en el corazón por tanto esfuerzo de tantísima gente que se partió el alma trabajando por nuestros ideales de justicia social y ambiental; por adecentar la función pública y por practicar la política como actividad noble, decente y necesaria.

Estamos dolidos, sí; en mi caso, profundamente dolido. Pero hay algo que me empieza a aliviar el dolor poco a poco: la certeza de que dimos todo lo que teníamos que dar, que no nos guardamos nada. La certeza de que tanta gente a lo largo y a lo ancho del país se puso la camiseta, volanteó y se sacrificó. La certeza de que esa gente ya empezó a cambiar el mundo y ya hace al mundo mejor, aunque hoy veamos sólo nubarrones de tormenta en el horizonte, a juzgar por el oscurantismo que dominará la Asamblea Legislativa, República de Costa Rica.

Ya vendrá el análisis crítico para evaluar y corregir lo que haya que corregir. Para tomar los aprendizajes que nos deja este evidente descalabro electoral.

A los adversarios que festejan nuestra caída electoral, que lo disfruten porque no les durará mucho. Es eso simplemente: una derrota electoral. El Frente Amplio - Costa Rica está lejos, muy lejos de estar acabado porque no nos define una elección. Han firmado nuestro certificado de defunción demasiadas veces. Mientras haya injusticia, explotación laboral y ambiental; mientras haya exclusión, habrá Frente Amplio.

La segunda ronda se viene. La posición del Partido en esta nueva fase la definiremos en colectivo, como debe ser; en las instancias partidarias que corresponden, con amplia participación de nuestras bases.

Que nadie dé por sentado el apoyo incondicional del FA a nada. Creemos en acuerdos transparentes sobre bases programáticas. Ya veremos. Guardemos la calma. A toda nuestra militancia le pido que no se precipite. La decisión la construiremos pronto y entre todas y todos.

Un abrazo enorme de justicia y dignidad.

Edgardo Araya.

Compartir:
Share

Otras publicaciones

Close
Share