Marchando de nuevo

Marchando de nuevo

Marchando de nuevo

Quienes se oponen a esta huelga y estas marchas, plantean como principal argumento que están en contra de proteger privilegios como salariazos y pensiones de lujo. Nosotros tampoco aceptamos eso. De hecho, en la legislatura anterior, hicimos lo propio y aprobamos leyes que cerraron muchos portillos y limitaron al máximo esas pensiones de lujo, que no quedan muchas, pero aún quedan. Cerramos muchas de las puertas para que no se cuelen algunos vivillos.

Propusimos limitar los salariazos, normalmente relacionados con cargos asociados a la élite política que nos ha gobernado los últimos 30 años. Y estamos de acuerdo en que se limiten.

No es por eso que marchamos.

Marchamos porque los salarios de miles de empleados públicos, que hoy apenas reciben un salario digno, no los termine hundiendo en la pobreza, como hoy están cientos de miles del sector privado.

Marchamos para que la gran riqueza de este país pague lo que debiera.

Marchamos para que el Estado tenga las herramientas para luchar contra la pobreza y la precariedad del 40% de nuestra población trabajadora privada, principalmente mujeres, para quienes las garantías mínimas del Código de Trabajo son una mera ilusión.

Marchamos para revertir la enorme desigualdad que hoy golpea a nuestro país.

Compartir:
Share

Otras publicaciones

Close
Share