EL ORO:  LA MALDICIÓN DE CRUCITAS.  RESEÑA DE LOGROS, AVANCES Y RETROCESOS.

EL ORO:  LA MALDICIÓN DE CRUCITAS.  RESEÑA DE LOGROS, AVANCES Y RETROCESOS.

EL ORO:  LA MALDICIÓN DE CRUCITAS.  RESEÑA DE LOGROS, AVANCES Y RETROCESOS.

La lucha contra la minería en Crucitas fue una acción heroica del pueblo costarricense, en la que muy distintos sectores de nuestra sociedad hicieron esfuerzos enormes para detener el establecimiento ilegítimo de un nefasto proyecto minero, que pretendía extraer más de un millón de onzas de oro en esa zona muy rica en biodiversidad, -y por esa misma razón-, sumamente frágil. Fue una lucha en la que nunca se miraron colores políticos.  Fue una lucha por la dignidad, la justicia y la decencia en la función pública.

UN POQUITO DE MEMORIA.

Industrias Infinito, la empresa canadiense que impulsaba el proyecto, con un comportamiento mafioso, logró tejer una red de favores en la élite política de turno, hasta lograr una “orquestación de voluntades”, -al decir del Tribunal Contencioso Administrativo-, para obtener los permisos ambientales a como diera lugar, torciendo nuestro Estado de Derecho. Corrupción pura y simple.  La cereza en el pastel de esa orquestación de voluntades, que no era otra cosa que una conspiración para delinquir que tocaba las más altas esferas del Estado, incluyendo al Presidente de la República de entonces (Óscar Arias Sánchez) y a su Ministro de Ambiente (Roberto Dobles Mora), fue la declaratoria de interés público y conveniencia nacional de ese proyecto minero privado, con la que se pretendió justificar legalmente la tala rasa de al menos unas trescientas hectáreas de bosque (imagínese trescientas veces el parque o la plaza de su comunidad) y la posterior desaparición de los cerros Fortuna y Botija (sí, desaparición física, al punto de excavar hasta dejar un hueco de 54 hectáreas de ancho por 75 metros de profundidad, -más o menos lo que mide el edificio del Banco Nacional en San José, hasta el 2011 el más alto de la capital costarricense-.  Por esas acciones, aún hoy esos personajes le rinden cuentas a la Justicia costarricense, junto con varios otros funcionarios y funcionarias del MINAE.

PERO, ¿QUÉ ERA LO QUE SE PRETENDÍA HACER?

El Proyecto Minero pretendía la extracción de alrededor de un millón de onzas de oro, de la finca controlada por la empresa Industrias Infinito en Crucitas de Cutris, San Carlos.  Para obtener ese oro se requería la destrucción total y absoluta del bosque presente en los cerros Fortuna y Botija, así como en el área de las lagunas de relaves (unas 150 hectáreas), en las que se depositaría el material sobrante del procesamiento para extraer el oro con uso de agua con cianuro.  Como ya indiqué, los cerros que hoy están llenos de bosque desaparecerían físicamente para dejar un hueco o tajo de aproximadamente 54 hectáreas de diámetro por 75 metros de profundidad, impactando un acuífero presente en la zona.  Además, esas lagunas de relaves deberían permanecer con un nivel mínimo de agua durante décadas después de que la minera se hubiera ido de la zona.  ¿Adivinan a quién le iba a tocar seguir vigilando y dando mantenimiento a esas lagunas por años y años para evitar liberación de metales pesados a los ríos de la zona y al río San Juan?

Un último dato, como quien dice, un detallito: la empresa minera iba requerir la utilización de alrededor de treinta mil litros de agua por día para su proceso.  O sea, ¡que la empresa minera iba a contaminar con cianuro, en una hora, lo que una familia campesina promedio utilizaría en veinte años!  Esa, evidentemente, no es la mejor manera de generar actividad económica sustentable.

Si los inaceptables impactos que hemos visto ahora con la actividad coligallera nos impresionan, imagínense lo que habría sido llevar adelante el proyecto minero que pretendía Industrias Infinito, cientos de veces más destructivo.

  1. LA MINERA SE FUE. ¿LUEGO QUÉ SIGUIÓ?  ¿Y ESOS AMBIENTALISTAS QUÉ?

Abandono.  Eso fue lo que continuó.  En realidad, el abandono por décadas de toda esa zona fronteriza, por parte del Estado, es la causante de las múltiples limitaciones que desde entonces han vivido esas comunidades fronterizas, incluyendo Crucitas.  Lo que toda esa zona ha requerido con urgencia es inversión pública: caminos, acueductos, acompañamiento, capacitación y asesoría para proyectos productivos sostenibles.  Esa gente que habita la zona es trabajadora y honesta. Con un pequeño empujón desde las instituciones públicas, cada familia sabrá encontrar el modo de obtener su sustento en esas tierras.  Sí; es hora de romper ese mito, creado al propio, de que ahí no se produce nada.  Ahí se produce y se puede producir más si a esas familias se les diera la atención que corresponde desde lo público y en alianzas responsables y sostenibles con el sector privado.

Lo que sí es cierto, es que después de que la empresa minera abandonó la zona, el Estado costarricense tampoco se preocupó por dar atención. No, no son los ambientalistas o los ecologistas los obligados a llevar alternativas sustentables a la zona. Desde el sector podemos sugerir y señalar lo que consideramos debe ser el modelo armonioso con la naturaleza; pero el obligado a hacer que todo eso suceda es el Estado costarricense como un todo.  La obligación recae entonces en quienes dirigen y han dirigido el Estado.  Es todo ese grupo que nos ha dirigido por más de cuarenta años el responsable del abandono, y de tener como única alternativa un proyecto suicida como el que ya he reseñado.  Como ecologistas, hicimos lo que había que hacer.  Como ecologistas, hoy también hemos denunciado y señalado lo que ha venido sucediendo en Crucitas con las personas coligalleras.  Hemos planteado al gobierno la necesidad de retomar el control de la zona y detener la destrucción ambiental y la contaminación que hoy se está dando.

¿QUÉ ES LO QUE ESTÁ PASANDO AHORA?

En esto hay algo muy curioso, que hay que apuntar: La empresa minera Industrias Infinito abandonó Crucitas entre el 2013 y el 2014.  Pasaron casi tres años sin que nada sucediera y con esas tierras en paz.  Llama la atención que fue en el 2017 y sin ningún aviso previo, que grupos organizados y financiados con experiencia en minería, probablemente de la zona de Abangares, iniciaron el ingreso ilegal a esas tierras.  No fue algo paulatino o espontáneo.  Fue algo orquestado y bien dirigido.  Eso habrá que investigarlo.  Luego empezaron los rumores de millones de colones obtenidos en unos días.  Habrá algunos ciertos; la mayoría, son inventos.

Eso bastó para desatar el furor.  Se desató “la fiebre del oro”.  La gente empezó a llegar a probar suerte “para salir de pobres”.  Ah, y no es la gente de la zona; no.  El problema no lo creó la gente de la zona.  Es evidente que allí está gente de todo el país y de fuera de él.  Ahí se supo de la presencia de “empresarios” y “finqueros” que dejaban sus quehaceres normales para probar suerte.  Ahí llegaban las quejas de algunos empresarios piñeros: “¡Qué barbaridad!  ¡No había peones! ¡Esa gente malagradecida que prefería irse a batir barro insalubremente todo el día, a quedarse a ganar una miseria en la piñera!”

Ahora el flujo parece haber cambiado.  Los medios dan cuenta de cientos de personas, la gran mayoría personas en condición migratoria irregular, ejerciendo una actividad ilegal, destruyendo las márgenes de las quebradas, contaminando las aguas que tributan en el río San Juan, derribando árboles vedados como el almendro y en condiciones sanitarias deplorables, que podría provocar en cualquier momento epidemias de alcances impredecibles.

Crucitas hoy sigue siendo tierra de nadie; una tierra con apenas ley, a pesar de los esfuerzos del Estado por establecer el orden. Una tierra en la que continúa la presencia irregular de personas extranjeras, de menores de edad, prostitución, drogadicción, tráfico de armas, trasiego de sustancias peligrosas y prohibidas, lavado de dinero y grupos armados cada vez más envalentonados que desafían incluso la misma autoridad de la Fuerza Pública y cuyos enfrentamientos ya han provocado muertes y heridas.

BUENO, PERO USTEDES ECHARON A LA MINERA Y NO HAN HECHO NADA.

Algunas personas, -y muchos trolles-, nos reclaman que abandonamos Crucitas y lo que ocurre es responsabilidad nuestra.  Quienes así lo señalan, probablemente no tienen la información (o muchos, aunque la tengan, igual hacen como si no la tuvieran), de todo lo que hemos venido trabajando y articulando desde el inicio de nuestra gestión, el 1º de mayo del 2014.  No incluyo aquí lo que hicimos durante la gestión como regidor en la Municipalidad de San Carlos; pero obvio que nuestra capacidad de incidencia era mucho menor.

Aquí un recuento (que sirva además como rendición de cuentas) de todas las gestiones hechas para la zona de Crucitas.  Aquí ustedes verán que nunca, pero nunca, hemos abandonado esa zona.

La zona de Crucitas fue un objetivo estratégico de nuestro Despacho.  Desde el principio, nuestra visión fue promover la inversión pública en caminos, acueductos, capacitación y el desarrollo de proyectos productivos sostenibles, de la mano de las instituciones estatales competentes para ello.  No es fácil para un diputado de oposición articular y hacer avanzar un proceso en el que tienen que ver muchas instituciones.

Sí, confieso que es absolutamente frustrante la lentitud de la Administración Pública para avanzar en todos esos procesos.  A pesar de ello, aquí les cuento lo que fuimos haciendo:

2014

  • Iniciamos el impulso, a través del Instituto de Desarrollo Rural, de proyectos productivos sostenibles en el área de influencia de la zona de Crucitas. Se llevaron adelante procesos de consulta con las familias campesinas.  Inicialmente se planteaba Turismo Rural Comunitario y producción agropecuaria familiar.  Hubo consenso en las personas productoras de llevar adelante el establecimiento de una planta procesadora de queso palmito (el famoso queso arrollado que se compra por la zona de Zarcero, que en realidad tiene certificado de origen en la zona de influencia de Crucitas).

  • Teníamos claro que, sin adecuado servicio de agua potable, cualquier emprendimiento productivo sería un simple sueño. Empezamos a gestionar con el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados el establecimiento de acueductos en Crucitas y Moravia de Cutris.

  • Luego del proceso inicial de planteamiento de las gestiones ante las diversas instituciones, desde nuestro Despacho logramos coordinar y articular una gira a Crucitas y Moravia de Cutris, en la que de manera conjunta participaron las jerarquías del Ministerio de Seguridad Pública, el Instituto Mixto de Ayuda Social, Instituto de Desarrollo Rural, Acueductos y Alcantarillados, DINADECO (Asociaciones de Desarrollo Comunal) y Municipalidad de San Carlos. Pudimos comprobar in situ las necesidades y las expectativas de la gente en materia de seguridad pública, acueductos, caminos y desarrollo socioproductivo.  Tengo mucha fe de que se continúe en el nuevo gobierno este proceso, pues el actual Presidente Electo estuvo presente y conoció de primera mano la situación.

  • Al finalizar este año ya teníamos en proceso a través del INDER y el Instituto Tecnológico de Costa Rica, los estudios necesarios previos que requería el proyecto productivo de Planta Procesadora de Queso Palmito, escogida por consenso con las personas productoras. Esa planta, una vez desarrollada y en marcha, incidirá positivamente en toda la región.

2015

  • La Planta Procesadora de Queso Palmito requería de una empresa o persona jurídica colectiva que se encargara de operar el proyecto. También en consenso con las comunidades y las personas productoras, se acordó recuperar y poner a derecho la Cooperativa Coopeagrovega R.L., con sede en Coopevega de Cutris.  Nuestro trabajo consistió en facilitar todo ese proceso de puesta a derecho, asesorías y apoyo en la tramitación ante las distintas entidades públicas.  La cooperativa quedó lista para asumir el reto de la Planta Procesadora.

  • A pesar de mi constante frustración por la lentitud de los procesos, el INDER llevó adelante encuentros de validación del proyecto de la Planta Industrial ante las comunidades. Ahí estuvimos apoyando esos esfuerzos y acompañando.  Para nosotros era clave que fueran las propias comunidades las que decidieran su propio camino.

  • Si queríamos que los proyectos productivos tuvieran sentido, era absolutamente necesario que la infraestructura vial fuera adecuada. Desde que iniciamos nuestra gestión estuvimos encima de la Municipalidad de San Carlos y del INDER para lograr que establecieran un Convenio de Cooperación que permitiera la inversión de recursos de ambas instituciones en el mejoramiento de caminos.  Logramos avanzar en mejoras de esa infraestructura vial en el sector de Moravia – Llano Verde.  Nuestra intención era que tanto el INDER como la Municipalidad de San Carlos se pusieran de acuerdo para tener en buen estado el circuito Crucitas-Moravia-Llano Verde-Crucitas. Todo con la idea de permitir a las personas productoras la salida de sus productos todo el año.

  • La comunidad de Moravia de Cutris, súper empunchada, seguía con problemas para lograr su acueducto. Nos tomó dos años; sí, dos años, para que se empezara la perforación de un pozo, lo cual se hizo finalmente con recursos de la comunidad.  Ahí estuvimos en permanente presión con el Instituto, hasta que logramos que se moviera algo.

2016

  • El mantenimiento de los caminos del circuito Crucitas-Moravia-Llano Verde-Crucitas enfrentaba un reto grande. Había que reconstruir varios puentes; entre ellos dos puentes sobre el río más grande de esa subcuenca: el río Infiernillo.  Empezamos el viacrucis para lograr que la Municipalidad de San Carlos y el INDER se pusieran de acuerdo para la reconstrucción de esos puentes.

  • Empezamos las gestiones en Crucitas para lograr la construcción de un acueducto para esa comunidad. Junto con el A y A y la comunidad organizada, iniciamos la búsqueda de las fuentes que nos servirían para alimentar ese acueducto.  Estuvimos ahí presentes en la comunidad gestionando los permisos ante los finqueros.

  • Cuando por fin la Municipalidad de San Carlos y el INDER se pusieron de acuerdo con los caminos y los puentes, nos dimos a la tarea de buscar y gestionar con los propietarios actuales de la finca que tenía Industrias Infinito en el lugar y el MINAE, la gestión de vigas de madera para la reconstrucción de los puentes.

 

Ahí estuvimos en el terreno junto con el MINAE revisando cuáles árboles caídos podrían ser autorizados para que se usaran como vigas en los puentes que se pretendían reconstruir.

  • Continuamos con acciones concretas para el establecimiento del acueducto para Crucitas. Estuvimos detrás de los análisis de las fuentes de agua y logramos que el A y A empezara a destinar tubería para la zona. Hoy, a pesar del desorden, esa tubería está instalada en el lugar.

2017

  • Cuando llegamos a este año era claro que los procesos para dejar en marcha los proyectos productivos pretendidos por el INDER, en la zona, no estaban avanzando con la velocidad que esperábamos. Empezamos a buscar nuevas alternativas de desarrollo sustentable y es así como surge la iniciativa, en conjunto con el Consejo Académico de la Zona Norte, de crear el Centro de Investigación y Capacitación Universitaria en las instalaciones que había construido Industrias Infinito en Crucitas.  Para lograr ese objetivo se requiere la adquisición, por parte del Estado, de esa finca.  Las universidades públicas y privadas, con presencia en la Región Huetar Norte, integradas en el mencionado Consejo, muestran su anuencia a participar en la gestión conjunta de ese Centro. 

  • Es así como articulamos y coordinamos la inspección de la finca por parte del Consejo Académico, quienes luego de la visita le plantean al Presidente de la República la petición para que se gestione la adquisición de la finca.

  • Llevamos la iniciativa al Presidente de la República, le explicamos la idea del proyecto del Concejo Académico en relación a Crucitas. La Presidencia de la República muestra su interés de avanzar en esa vía.

  • En Crucitas continuamos encima del A y A hasta que se logró aforar y analizar un nuevo pozo para el acueducto.

  • La tubería traída a Crucitas fue instalada para abastecer de agua potable la escuela de Crucitas. ¡Agua potable al fin, al menos para la escuela!

  • Ya a mediados de ese año empezamos a tener el problema de las personas coligalleras. Empezamos la articulación de esfuerzos de la Fuerza Pública, la Fiscalía General de la República y la Presidencia de la República para enfrentar el nuevo reto.  Lamentablemente nuestras advertencias fueron escuchadas muy tarde.

2017-2018

  • A finales del 2017, empezamos dando la voz de alarma a las autoridades correspondientes sobre el ingreso masivo de personas coligalleras. Gestionamos ante el Ministerio de Seguridad, la Fiscalía General de la República y el MINAE, con el fin de tomar control de la región y evitar daños ambientales y personales, como lamentablemente ya ocurrió.

  • Denunciamos ante la opinión pública que la invasión de personas oreras en Crucitas ponía en riesgo el ambiente y representaba una amenaza a la seguridad y estabilidad de la zona.

  • Coordinamos con la Fiscalía General de la República para que la extracción ilegal de oro se abordara, no sólo como simples delitos de extracción ilegal, sino como un asunto de crimen organizado. Claramente estamos ante grupos organizados para delinquir, que se reparten el territorio y las cuotas de extracción, con una estructura que financia desde fuera de la zona de Crucitas.

  • Ante la crisis que se crea en Crucitas, presionamos al Gobierno Central para que se intervenga en la zona de manera integral, no sólo mediante la intervención policial. Se requiere la acción conjunta en Crucitas del Ministerio de Salud, Migración y Extranjería, PANI, OIJ, DIS, Ministerio de Seguridad, Ministerio de Trabajo y el MINAE.

  • Continuamos las gestiones ante el Poder Ejecutivo para que adquiera las 802 hectáreas de la finca minera en Crucitas para darles conservación absoluta y garantizar presencia permanente del Estado en la zona. Creemos que es la única manera de empezar a solucionar integralmente este problema.

Y LAS ACCIONES DE ÚLTIMO MINUTO COMO DIPUTADO…

Cuando la crisis en Crucitas se agudizó a finales del 2017 y principios del 2018, le presentamos al Señor Presidente de la República una Hoja de Ruta para la solución integral de la problemática, a partir de acciones inmediatas, de corto y de mediano plazo.  Claro, en media campaña electoral nuestros adversarios clamaron politiquería.  Dichosamente, el Presidente Solís no lo vio así y pasadas las elecciones nos hemos reunido en una Comisión de Alto Nivel, interdisciplinaria e interinstitucional, para avanzar en la ejecución de la hoja de ruta propuesta por nuestro Despacho.

Esta hoja de ruta contempla:

  1. El Estado retoma el control de la zona y elimina acciones ilegales de extracción mediante operativos de seguridad pública constante, con absoluto respeto a los derechos humanos. Participarían IMAS, PANI y MIGRACIÓN, para abordar integralmente las situaciones de vulnerabilidad existentes.

  1. El gobierno adquiere la propiedad en la que se están dando las extracciones ilegales, la declara de interés nacional para el desarrollo científico, educativo y de economía sustentable. Se inicia proceso de expropiación, o la negociación dentro del proceso de ejecución de la sentencia del 2010, que condenó al Estado y a Industrias Infinito a la reparación del daño ambiental causado por la tala masiva, hecha en el 2008, cuando se declaró el proyecto minero de Interés Público y Conveniencia Nacional.

  1. Se instala un centro de investigación y capacitación interuniversitaria (públicas y privadas) con participación del INDER, Tecnológico, UTN, UNA, UCR y universidades privadas con representación en el Consejo Académico de la Zona Norte para cursos en carreras de turismo, gestión ambiental e investigación tropical. INDER establece gestión y capacitación de proyectos productivos.  Se establece Museo de la Lucha por la Vida en Crucitas.

  1. El Ministerio de Educación Pública fortalece los centros educativos en la zona.

  1. INVU y MIVAH lideran proyecto habitacional en la zona, con participación activa de la Municipalidad de San Carlos, para ordenamiento territorial de cara al crecimiento ordenado alrededor del centro de investigación.

  1. Se instala proyecto productivo de planta procesadora de queso palmito y otros, que traen trabajo y desarrollo a la zona, acordes con la supervivencia de los ecosistemas. Ya existe reserva presupuestaria para eso.  Interviene CÓMEX y CNP para acompañar comercialización del producto en el mercado nacional e internacional. Se hace valer certificado de origen del queso.

  1. La Banca Estatal y Banca para el Desarrollo facilitan líneas de crédito para el desarrollo de proyectos de turismo rural comunitario en la zona, fincas agroecológicas y otros encadenamientos productivos de pequeño y mediano impacto que incentive el desarrollo económico local.

Comisión de alto nivel estudiando nuestra hoja de ruta para Crucitas.

Las anteriores propuestas fueron acogidas por el gobierno central y por el municipal.  Se formaron comisiones, se realizaron estudios y surgió una propuesta a corto y largo plazo para el desarrollo de la región de Cutris y Pocosol.  Las elecciones y el cambio de gobierno han descuidado la ejecución de estas acciones, que son aprovechadas por las personas oreras para incrementar su actividad y control.  Volvió el caos y con mayor fuerza.

Como diputado, mantuve el dedo pegado en el renglón de Crucitas, presionando para que las instituciones estatales hagan su trabajo en la zona. Tantos años de abandono no se resuelven en poco tiempo, pero nuestro compromiso es mantener esa zona como prioridad permanente.

Hicimos todo el esfuerzo por unir a las diversas instituciones, para que contribuyan con el desarrollo integral de esta región, porque los responsables directos de llevar servicios y proyectos de desarrollo son el gobierno municipal y nacional.

Hoy en el Día de la Madre Tierra y al final de la gestión como Diputado de la República, nuestra convicción es seguir luchando, desde la trinchera que la vida nos depare, para alcanzar nuestros sueños de una región próspera y ecológicamente equilibrada.  Ese sueño es posible; es realizable, si existe voluntad política.

Compartir:
Share

Otras publicaciones

Close
Share