Comparto entrevista de la Prensa Libre

Comparto entrevista de  la Prensa Libre

Comparto entrevista de la Prensa Libre

Edgardo Araya Sibaja, es un abogado de 43 años, que ha defendido las causas ambientales, es recordado por la lucha contra la mina Crucitas y forma parte de la bancada del Partido Frente Amplio.

Desde pequeño siempre tuvo el gusanillo de la política, aunque aún hoy se pregunta cómo llegó a convertirse en padre de la patria.

Siendo juez contravencional en el año 2000 en San Carlos, su tierra natal, donde analizaba casos de tránsito y pensiones, reconoce que le “picaban” los pies y las manos para ir a luchar contra el conocido “combo del ICE”.

Ese llamado le hizo salir y colocar su propio despacho que le permitió defender causas que siempre ha considerado justas como el no al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y su incansable lucha contra la empresa minera canadiense que intentó instalar una mina en San Carlos, que incluso le alcanza hasta hoy por un caso de difamación.

Aunque alguna gente le reclamó después que toda esa labor la hizo para lograr ser diputado, niega esa posición, ya que no era solo él, sino que involucró a muchos grupos de la sociedad.

Don Edgardo, nos recibió en su despacho, que no se encuentra dentro de los dos edificios centrales del Congreso, sino en una casa, que la administración alquila, llamada la “Casa Rusa”.

El siguiente es un extracto de la entrevista

Desde el inicio de sus luchas usted dice que sintió que siempre estuvo como sosteniendo la fuerza que se ejercía desde arriba. ¿Fue esa sensación la que lo motiva a llegar a la Asamblea Legislativa y desde esa posición equilibrar las fuerzas?

-Teniendo acceso a alguna cuota de poder, ya fuera como regidor o como diputado, y no solo yo, sino otras fuerzas progresistas y la gente que está con nosotros, porque además ya había expectativas de lo que habíamos generado desde lo de Crucitas, y no podía irme para la casa y decir `hasta aquí llego´.

¿A casi dos años de estar dentro de las labores del Primer Poder de la República, ¿cuál es su impresión de lo realizado?

 -Se han podido hacer cosas, pero creo que se podían hacer más, sí hay como un sinsabor, aunque todavía hay tiempo, es decir no hemos renunciado aún, pero creo que sí pudimos hacer más, pero es claro que hay un factor de aprendizaje que pasa factura.

Probablemente, hay otros diputados como Antonio Álvarez y Mario Redondo, gente que ya pasó por aquí, que agarran más rápido el ritmo en esto, viendo cómo funciona esta carajada, ese tiempo se echa de menos.

¿Cómo califica su labor?

-Yo quisiera pasar a la historia de esta Asamblea como un diputado inteligente, indistintamente que estén a favor o en contra de mis posiciones, que se me vea con credibilidad.

¿Cómo valora la opinión de mucha gente que descalifica la labor de los diputados no importa si hacen algo bueno y peor si se equivocan?

-Primero es una fama creada, no la hicimos nosotros en este periodo, y eso me hizo dudar mucho en meterme a esto, porque casi que termina uno pidiendo perdón por ser diputado en lugar de ser un motivo de orgullo.

Es un descrédito que se ha ganado, pero que también es injusto porque pagamos justos por pecadores, y como en cualquier trabajo, hay algunos que vienen solo a robarse la plata o ‘apelotar’ la silla, pero por nuestra camada de diputados puedo decir que sí hay una gran labor.

Y además nosotros como Frente Amplio debemos ser cada día mejores, porque es claro que se nos mide con otra vara.

En relación con la reforma a la Ley de Bienestar Animal que usted ha sido de los que la ha encabezado, ¿cómo explica ejemplos extremistas que se plantean incluso dentro del Plenario para decir que no urge o que hay temas más necesarios?

-Hay muchos recursos populistas, yo creo que nosotros estamos legislando no solo por los animales, sino por los niños, las niñas, por las personas, hay un equilibrio, y no estamos dejando desprotegidos a nadie por proteger a los animales, eso no es cierto.

Hace 20 años el perro era un objeto más de la casa, pero hoy hemos evolucionado y eso está bien, porque la forma en que tratamos a otro ser, si eso nos preocupa, eso habla bien de esa sociedad.

¿Qué piensa de la izquierda en Costa Rica?

-Que le falta madurar, tenemos que saber negociar más, pero vamos por buen camino.

¿Óscar Arias dice que está pensando volver a la lucha electoral?

-Tagorote y buchón.

Y, ¿José María Figueres?

-Otro igual, los mismos de siempre.

¿Será Edgardo Araya candidato presidencial para el 2018?

-Yo no me veo… (duda un poco), creo que aquí hay un candidato natural en el Frente Amplio que se llama José María Villalta.

¿Qué valores tiene José María Villalta?

-Me parece que es una persona transparente, que comunica bien las ideas, que tiene carisma, sí tengo que decir que al partido le hacen falta otras caras visibles, porque él ha asumido para todo esa responsabilidad, al ‘que hay que tirarle’, y hablando de candidaturas presidenciales, creo que al partido le haría bien otras caras donde se pueda debatir.

¿Su compañera Ligia Fallas está más afuera que adentro del Frente Amplio?
Está dentro, indiscutiblemente.

 

Compartir:
Share

Otras publicaciones

Close
Share