Ajuste perjudicial de tarifas en las ASADAS.

Ajuste perjudicial de tarifas en las ASADAS.

Ajuste perjudicial de tarifas en las ASADAS.

Nos preocupa la propuesta de aumento tarifario que actualmente tramita la ARESEP, relacionado con un incremento de oficio de las tarifas actuales de servicios prestados por acueductos comunales (expediente ET-050-2016).

Este ajuste tarifario de oficio se justifica en virtud de que la Sala Constitucional emitió una sentencia donde se ordena a la entonces Ministra de Salud para que coordine lo necesario para que en el plazo de 9 meses se implementen los parámetros de análisis de agua establecidos en el decreto 32327-S en todos los acueductos del país (sentencia 2013-12410 del 17 de setiembre de 2013).

Según la Intendencia de Aguas de Aresep a partir de este requerimiento, se hace necesario dotar a las ASADAS de los recursos suficientes para hacerle frente a las obligaciones establecidas en el decreto mencionado. Por lo tanto se pretende que esta fijación tarifaria de oficio, sirva de “desahogo financiero” a las ASADAS, entre tanto se desarrolla un nuevo modelo tarifario.

Es importante destacar que el actual modelo tarifario hace distinción entre el servicio DOMIPRE (abonados domiciliarios y preferenciales) y EMPREGO (abonados empresariales y de gobierno). Sumado a esto, según se logra observar en la tabla anterior, los abonados se clasifican por bloque de consumo en metro cúbicos, lo cual incentiva el ahorro entre las personas abonadas.

Entre tanto, la propuesta contemplada en el expediente ET-050-2016 elimina la diferenciación DOMIPRE y EMPREGO y además elimina el cobro escalonado por consumo.

Se establece una tarifa única, por lo cual, tanto el sector domiciliar como el sector comercial estaría pagando lo mismo, esto a pesar de que el primero utiliza el recurso para satisfacer necesidades básicas, mientras que el segundo lo hace con fines de lucro.

Lo anterior podría ser opuesto al artículo 4 de la Ley Constitutiva del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados, que plantea la aplicación de criterios de justicia social distributiva.

Así por ejemplo, con las tarifas actuales, una familia que consume 70 metros cúbicos paga (además de la tarifa base) ?8.050 y el sector comercial paga, por la misma cantidad de litros, alrededor de ?12.250 sobre la tarifa base. Mientras que, con la propuesta de la ARESEP, tanto un domicilio como un comercio pagaría ?10.850.

Esto refleja que el establecimiento de una tarifa única por metro cúbico recarga el aumento en el sector residencial, mientras que el sector comercial se beneficiaría con una rebaja en sus tarifas actuales.

Otro de los cambios que está implementando la ARESEP en su propuesta es la eliminación de la tarifa escalonada por bloques de consumo. Este modelo permite que a mayor consumo mayor costo tenga el metro cúbico gastado y viceversa, lo cual es un fuerte incentivo para ahorrar en el consumo del recurso hídrico, al tiempo que beneficia a los pequeños hogares.

Al eliminarse esta tarifa diferenciada se pierde el incentivo para hacer un uso más racional del recurso, llevándonos a la lógica de “el que paga gasta lo que quiera” tan peligrosa cuando se hablamos del consumo de agua potable.

En el Frente Amplio comprendemos que se hace necesario realizar ajustes tarifarios con el fin de asegurar la sostenibilidad financiera de los acueductos comunales, sin embargo consideramos que las condiciones actuales que propone la Intendencia de Aguas de ARESEP perjudica, tanto a los acueductos comunales como a las personas usuarias del sector residencial.

Compartir:
Share

Otras publicaciones

Close
Share