Adhesiones retrógradas

Adhesiones retrógradas

La lucha contra la exploración y la explotación petrolera ha sido de las causas más representativas para el Movimiento Ecologista costarricense. Esa lucha ha logrado permear a una gran mayoría de la sociedad, que comprendió que la imagen de la Costa Rica verde y paraíso ecológico, que atrae el turismo nacional y extranjero, es absolutamente incompatible con las enormes torres que ascienden de entre las profundas perforaciones para extraer el "oro negro", con una enorme capacidad de contaminarlo todo.

De una manera totalmente abstraída del contexto nacional, surgen figurones politiqueros trasnochados en los partidos tradicionales, con discursos cargados de violencia, amenazando desde ya con enfrentamientos con los ambientalistas para lograr el desarrollo de la actividad petrolera en nuestras fronteras.  Nos referimos al señor Enrique Rojas Franco, quien recientemente dio su adhesión al precandidato de Liberación Nacional, Antonio Álvarez Desanti, adhesión celebrada por este último con bombos y platillos.

Rojas Franco ha figurado como abogado de la Sociedad Reconstructora Chino Costarricense S.A. (Soresco), empresa vinculada a un escándalo de corrupción tras los fallidos intentos de construir una refinadora de petróleo en el Caribe costarricense. Si bien es cierto, una cosa es la empresa y otra su abogado, este dato, que podría preocupar a cualquiera, ni siquiera inmuta al Presidente Legislativo.

Queda en evidencia que el discurso supuestamente renovado que plantea el Partido Liberación Nacional, en el que el desarrollo sostenible tiene un lugar importante, queda reducido a letra muerta. Esto tampoco parece importarle al precandidato Álvarez Desanti. Con tal de sumar algunos apoyos a lo interno de su partido, es capaz de aceptar, con una silenciosa complacencia, un discurso violento contra un movimiento social, cuyas luchas han permitido que aún quede algo en nuestro país para garantizar calidad de vida y disfrute de propios y extranjeros.

Así que avisados y avisadas estamos. Desde ya, Antonio Álvarez Desanti y Enrique Rojas Franco nos están anunciando que, de permitírselo nosotros, vendrán tiempos oscuros para nuestra Madre Tierra y las valientes personas que luchan por defenderla, muchas veces incluso con su propia vida.

Compartir:
Share

Otras publicaciones

Close
Share