Acuerdo de París: una posición crítica

Acuerdo de París: una posición crítica

Acuerdo de París: una posición crítica

Los efectos acelerados del cambio climático son innegables. Las cifras de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica revelan datos alarmantes como que:

  • Enero de 2016 registró en temperaturas que llegaron a 16 grados centígrados por encima de los niveles normales, lo que se considera que es el más alto margen de cualquier mes registrado.
  • La temperatura global promedio para el primer mes de 2016 llegó a 13 grados centígrados, que superó con facilidad el antiguo registrado para enero de 2007.

Más alarmante aún, es saber que esas cifras tienen consecuencias en la vida y la salud de las personas. Casi siempre, las más pobres dentro de los países pobres. Según la Organización Mundial de la Salud, para el 2010:

  • Los consiguientes cambios del clima mundial conllevan una serie de riesgos para la salud, tales como el aumento de la mortalidad por las temperaturas extremadamente elevadas o el cambio de la distribución de las enfermedades infecciosas.
  • En la última década del siglo XX, los desastres naturales relacionados con las condiciones meteorológicas produjeron aproximadamente 600.000 muertes en todo el mundo, el 95% de ellas en países pobres.
  • Unos estudios recientes parecen asociar las temperaturas récord alcanzadas en el verano de 2003 en Europa Occidental, con las 70.000 muertes más en el mismo periodo de años anteriores.
  • Hay aproximadamente 300 millones de personas con asma y se teme que el alza en la temperatura eleve el número de personas con dicha enfermedad.
  • La escasez de agua afecta ya a un 40% de la población mundial. La falta de agua y su mala calidad pueden poner en peligro la salud y la higiene, con el consiguiente aumento del riesgo de enfermedades diarreicas (causa de la muerte de 2,2 millones de personas cada año), de tracoma (una infección ocular que puede producir ceguera) y otras enfermedades.
  • Las enfermedades sensibles al clima se encuentran entre las principales causas de muerte. La diarrea, el paludismo y la malnutrición proteinocalórica produjeron más 3 millones de muertes en 2004, de las cuales más de un tercio se registraron en África.
  • Se prevé que el aumento de la temperatura del planeta y de la variabilidad de las precipitaciones reduzca las cosechas en muchas regiones tropicales en desarrollo donde la seguridad alimentaria ya es un problema.

Además, las migraciones humanas aumentarán: “El impacto del cambio ambiental sobre la migración aumentará en el futuro. En particular, el cambio climático puede amenazar los medios de vida de las personas y una respuesta tradicional es la emigración. El cambio climático alterará también la exposición de las poblaciones a las catástrofes naturales y la migración es, en muchos casos, la única respuesta ante esto. Por ejemplo, las catástrofes naturales desplazaron a 17 millones de personas en 2009 y a 42 millones en 2010 (este número incluye también a los desplazados por sucesos geofísicos).” Foresight: Migración y cambio climático global (2011) Informe del proyecto final: Resumen ejecutivo Oficina del Gobierno para la Ciencia, Londres.

Es por esas cifras y su relación con las formas de vida y la salud humana que consideramos tímido el Acuerdo de París. Siendo conscientes del escenario al que nos enfrentamos, es inaceptable que los países más contaminadores, los verdaderos culpables de lo que ocurre, no sean capaces de comprometerse a más que un tratado de buenas intenciones sin ninguna acción concreta. La responsabilidad se la lleva cada país, sin ninguna sanción en caso de que no cumplan. ¿Vamos a esperar que países que no respetan los derechos humanos se preocupen por el ambiente?

A estas alturas, necesitamos más acciones y menos promesas. Por eso, nos pusimos a analizar las propuestas del Compromiso País que envió el Gobierno de Costa Rica de cara al cumplimiento del Acuerdo. Nos llama la atención, particularmente, la propuesta de alcanzar un 60% de cobertura forestal, al mismo tiempo que el sistema de Pago por Servicios Ambientales está abandonado y que se dan casos de tala presuntamente ilegal en áreas protegidas, como hemos venido denunciando en el caso de Maquenque.

Adicionalmente, se propone el mecanismo REDD+ que ha sido ampliamente criticado, como alternativa para alcanzar ese aumento de la cobertura boscosa, que se propone. No podemos dejar pasar que las formas en las que se ha venido intentando la implementación de REDD+ han despertado críticas y fuertes oposiciones desde los territorios indígenas, como por ejemplo en Bribri, que para el 1° de julio de este año se adoptó una declaratoria de Territorio Bribri de Talamanca libre de REDD+. La cual, fue validada por más de 400 personas. Consideramos que el Gobierno de la República debe respetar la autonomía de los pueblos indígenas y no comprometerse a implementar un mecanismo, sin contar con una consulta efectiva, previa e informada.

En el Frente Amplio continuaremos promoviendo la adopción de compromisos más concretos para afrontar las consecuencias del cambio climático y evitar que las poblaciones más vulnerables no encuentren soluciones prontas que les permitan la adaptación y la resiliencia. En este caso, estamos a favor de la aprobación del Acuerdo de París, que aunque tímido,  es un paso hacia la adopción de más y mejores responsabilidades de todos los países del mundo.

Compartir:
Share

Otras publicaciones

Close
Share