24 de abril: ALCOA Y CRUCITAS

24 de abril: ALCOA Y CRUCITAS

24 de abril: ALCOA Y CRUCITAS

ALCOA:

En 1970, una argolla gobernante arrodillada al capital transnacional junto con los diarios y emisoras nacionales se unieron para entregarle a la Compañía Americana de Aluminio (ALCOA), un gran territorio en Pérez Zeledón para que se explotara la bauxita que es la materia prima del aluminio.  Lo trataron de hacer por medio de un “contrato ley” en el que se le entregaba a la compañía todo el territorio que les interesaba y donde imperaría la ley de la empresa, es decir se perdía la soberanía en una parte de nuestro país.

Fueron los sectores más conscientes y progresistas de la sociedad, los que salieron a defender la soberanía, los recursos naturales y la dignidad del pueblo.  La alerta salió de los estudiantes de la Universidad de Costa Rica, que estudiaron el proyecto de ley y lo socializaron con las demás fuerzas sociales.

El 24 de abril se realizó una gran marcha que llegó hasta la Asamblea Legislativa en donde se pronunciaron discursos y se gritaran consignas contra el proyecto.  Cuando se anunció la aprobación los manifestantes avanzaron hacia el edificio legislativo y se enfrentaron con la policía en una batalla campal.

El enojo de un pueblo herido logró frenar y enterrar aquel nefasto proyecto y el triunfo quedó plasmado en una placa que está en la Plaza 24 de abril de la Universidad de Costa Rica que dice:

“Violar la ley del imperio es defender los Derechos de la Patria”,

CRUCITAS

Nos encontramos de nuevo con una argolla gobernante arrodillada a empresas extractivistas con comportamientos mafiosos, que quieren saquear los recursos naturales aprovechándose de las debilidades de las leyes ambientales.  Las primeras luchas se dieron contra la empresa Eurospec, que contaba con respaldo político, y pretendió extraer azufre y otros minerales en lo que hoy es el Parque Nacional del Agua Juan Castro Blanco.

La toma de conciencia de la situación surge del Instituto Tecnológico y al igual que en ALCOA, se empiezan a visitar escuelas, colegios, organizaciones y se construye un vigoroso movimiento de protesta que realiza marchas en contra de la minería.

Luego inicia la lucha en Crucitas.  La empresa Canadiense Industrias Infinito logró tejer una red de favores en la élite política de turno, para obtener los permisos ambientales a como diera lugar, torciendo nuestro Estado de Derecho.

El caso de Crucitas, a diferencia de ALCOA,  no pasa por la Asamblea Legislativa sino que va directamente al Poder Ejecutivo, con el Presidente de turno Oscar Arias, quien junto con el Ministro de Ambiente Roberto Dobles, firma el decreto de interés público y conveniencia nacional del proyecto minero privado.   Corrupción pura y simple.

La lucha de ALCOA inspira otras luchas como la del Combo del ICE y Crucitas, todas tienen en común la entrega de la soberanía, la corrupción, la manipulación de los medios y el querer imponer desde el poder proyectos nefastos para el pueblo.

Es un crimen contra la Patria, utilizar el poder político para enriquecerse.

Esta celebración de la lucha contra ALCOA,  llega en medio de días de nostalgia, porque estamos por cerrar nuestro  Despacho Legislativo, que durante cuatro años, fue una trinchera de lucha ecologista.

Con mucho trabajo y mucho amor, se alcanzaron victorias muy importantes, al lado de las comunidades. Se logró archivar el Tajo Asunción, que amenazaba el agua de la Provincia de Limón. Hoy, Guacimal de Puntarenas, aún disfruta del Río Veracruz. También, se detuvieron los desalojos en finca Chánguina.

Hubo victorias también en la lucha contra el monocultivo piñero, los transgénicos y la privatización de las semillas. En la agenda legislativa, estuvimos en la Ley de Bienestar Animal y la Ley del Refugio Mixto de Vida Silvestre Ostional, entre otras iniciativas que ya son Ley de la República.

Dejamos una gran cantidad de proyectos de ley, que de avanzar en los períodos siguientes, protegerían más a la Madre Tierra y a las personas que la defendemos.

Desde otras trincheras, seguiremos en la lucha.

Compartir:
Share

Otras publicaciones

Close
Share