San José, 25 abril 2020

Señor
Carlos Alvarado Quesada
Presidente de la República

Estimado señor Presidente:

Ante la grave alerta pública que hace el Licenciado Mario Devandas, representante de los trabajadores en la Junta Directiva de la Caja Costarricense del Seguro Social, alerta que confirma usted en sus recientes manifestaciones y las de sus inmediatos colaboradores, el Ministro de Hacienda y el Presidente del Banco Central, en las que hacen público su intención de no cumplir la obligación  de pagarle a la Caja Costarricense de Seguro Social la deuda del Gobierno. Nos permitimos recordarle que el pago de las obligaciones del estado con la CCSS es un mandato constitucional (art.73),  y en las actuales circunstancias es además una prioridad y una responsabilidad ineludible.

Cumpla su obligación constitucional de gobernar para todos los costarricenses y abandone su actitud de gobernar para las minorías, basta ya de defender privilegios, basta ya de tolerar el robo de impuestos, basta ya señor presidente.

La deuda que  reclama hoy la CCSS, no es un capricho ni un monto antojadizo, es el justo reclamo del pago por la retención indebida de las cuotas correspondientes al seguro de salud y al seguro de invalidez vejez y muerte, un incumplimiento reiterado por los anteriores gobiernos y que fue señalado por la Contraloría General de la República en su informe DFOE-SAF-IF-00007-2019, en el que se señala que al 31 de diciembre de 2018, la deuda del Estado con la CCSS era de ₡1.455.139 millones, de los cuales ₡1.209.603 millones corresponden al Seguro de Salud y ₡245.536 millones al Seguro de Invalidez, Vejez y Muerte.

El  modelo de financiamiento  tripartita de nuestra seguridad social, por medio del cual se estable el aporte solidario del Trabajador, el Patrón y el Estado, quienes  contribuyen de manera proporcional, es un modelo visionario que hoy nos permite  contar con una institución capaz de atender la pandemia mundial del Covid-19 de manera ejemplar y con una eficiencia que no tienen varios de los  países más poderosos económicamente.

El concepto  solidario de nuestra seguridad social es producto de las luchas de nuestro pueblo y a la capacidad de negociación y diálogo logrado hace más de 70 años entre las fuerzas políticas y sociales representadas por el Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia, el Lic. Manuel Mora Valverde y Monseñor Víctor Manuel Sanabria, fueron líderes que supieron interpretar el momento histórico que les tocó vivir y unieron esfuerzos para dar al país una institución que garantiza el acceso universal a la salud a todos los costarricenses desde su nacimiento y hasta su muerte, una institución que garantiza además, una pensión ante la invalidez, la vejez o la muerte de las personas trabajadoras.

Somos conscientes que usted hereda el resultado de 30 años de abandono sistemático y sostenido de las instituciones sociales y de las empresas del Estado, lo  que ha generado una situación económica delicada y que hoy se ve agravada por la crisis mundial sanitaria por la pandemia del Covid 19.

Pero, señor Presidente, este desastre en las cuentas del Estado no lo ha generado el pueblo, no lo ha generado los trabajadores públicos y privados, no lo ha generado nuestros campesinos y pescadores.

El descalabro  de las finanzas  públicas, lo ha generado la corrupción público privada, el robo descarado  y continuo de parte importante del sector empresarial-financiero, por medio de la elusión y la evasión fiscal. Los datos del mismo Ministerio de Hacienda así lo han demostrado.

La actual crisis  ha puesto en evidencia los resultados desastrosos de su política fiscal, las medidas económicas tomadas hasta el momento, van en la dirección equivocada,  no es reduciendo salarios, quitando impuestos a los más ricos y cargándolos sobre los más débiles que podemos reactivar la economía, es necesario poner sobre la mesa reformas radicales, que reviertan la dirección principal de las políticas de las últimas cuatro décadas.

Usted ha permitido que las empresas sin distinción de tamaño y capital reduzcan sus aportes a la Caja, en un 75% del monto obligatorio

La atención de la crisis sanitaria provocada por la pandemia del Covid 19 debe ser atendida con recursos del Estado y no con los recursos de una sola institución, en estos momentos usted y su gobierno está obligando a la CCSS a usar sus reservas en la atención de la emergencia, agravando así, la situación financiera de la institución. Usted ha permitido que las empresas sin distinción de tamaño y capital reduzcan sus aportes a la Caja, en un 75% del monto obligatorio, lo que suma en contra de las finanzas a futuro de la CCSS, en resumen señor presidente usted ha permitido que la crisis sanitaria debilite una institución emblemática de nuestra identidad social. Le exigimos que de inmediato detenga este ataque a la seguridad social y empiece a gobernar en su defensa.

El Gobierno y usted señor Presidente, debe asumir un papel más activo en la economía para garantizar la sostenibilidad de los servicios públicos en especial la Caja Costarricense de Seguro Social, ya es hora señor Presidente que deje de lado los conceptos “recortistas” y  asumir como inversiones y no como gasto, la inversión del Estado en las instituciones sociales, es hora  de buscar las formas de hacer menos inseguro el mercado laboral en nuestro país  y asumir como prioridad una equitativa redistribución de la riqueza  en cumplimiento del mandato del artículo 50 constitucional.

Señor Presidente, es hora de detener los privilegios  a las minorías empresariales financieras, es urgente  implementar la modificación al impuesto a la renta básica, es hora de imponer impuestos a la riqueza, para pedir un sacrificio colectivo, usted  debe ofrecer un contrato social que beneficie a todos y con especial atención a los más débiles.

El pago de la deuda del estado con la CCSS se convierte hoy en una urgencia que debe ser atendida de inmediato, incluso sobre las obligaciones del pago de intereses de la deuda interna y externa.

Hoy la historia lo coloca a usted,  ante la responsabilidad de saber honrar el alto cargo que el pueblo le ha concedido, hoy, está usted ante la responsabilidad de gobernar para las mayorías, está usted ante la responsabilidad de interpretar correctamente la necesidad histórica de fortalecer la institucionalidad de derecho social que ha heredado  y garantizar la paz social en nuestro país.

Está usted ante la responsabilidad de encontrar solución  a la grave crisis que enfrentamos, por la tanto está usted en la obligación ineludible  de  escuchar a todos los sectores de nuestra sociedad y no sólo las cámaras financieras – empresariales, para las que ha estado gobernando en estos dos años de gestión.

Habla usted de “la necesaria unidad nacional ante la pandemia”. Sin embargo sus acciones demuestran que usted trabaja unido sólo al sector financiero-empresarial y excluye  a otros actores de nuestra sociedad.

Le exigimos que cumpla su obligación constitucional de gobernar para todos los costarricenses y abandone su actitud de gobernar para las minorías, basta ya de defender privilegios, basta ya de tolerar el robo de impuestos, basta ya señor presidente.

Le exigimos  cumplir su propuesta de trabajar juntos por Costa Rica, trabajemos juntos, trabajemos las  propuestas de los colectivos sindicales, las propuestas de los académicos y las propuestas de varios señores Diputados.

Señor Presidente, es hora que usted escuche al pueblo.

La situación que enfrentamos hace obligatorio un verdadero diálogo nacional, un diálogo inclusivo en el que nadie debe quedar fuera.

Firmas.

Gerardo Vargas Varela. Ex diputado de la República por la provincia de Limón

Edgardo Araya Sibaja.   Ex diputado de la República por la provincia de Alajuela

Frank Camacho Leiva.   Ex diputado de la República por la provincia de Cartago

José Ramírez Aguilar.    Ex diputado de la República por la provincia de Heredia

Ligia Fallas Rodríguez.  Ex diputada de la República por la provincia de Alajuela

Jorge Arguedas Mora.   Ex diputado de la República por la provincia de San José

Deje su comentario

Scroll to top